Contemplación

Contemplar es desafectar la mente de toda identificación con los pensamientos. Contemplar es desinfectar a la mente del pensamiento  parásito”yo”, la primera arrogancia. Cuando se suspende este pensamiento raíz – el pensamiento es una resistencia a la Verdad, por lo tanto algo falso- la mente queda libre. Libre de orientarse hacia la verdad, hacia lo Real, como un girasol que rota y se mueve hacia la luz del sol cada mañana.

Contemplar y poemar son sinónimos.

¿Por qué?
Porque contemplar es darse cuenta que el poema, el poemante y lo poemado no son tres, son eternamente uno. Así de sencillo, como es lo natural.

Cuando contemplas ya no estás ahí, cuando poemas ya no estás ahí. Esta es la belleza que nos llama en todas partes, en cada rincón, en cada tristeza, en cada anhelo. ¿Lo puedes ver? Está en todo, en cada parte, está en ti. Este es el amor que te inspira.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to Top