En el verano ninfa y en el invierno vieja

—Acerca tu mano izquierda,
toca mi parte dulce,
acaricia mis pechos.
¡Entra, he abierto mis muslos! (Poema acadio del amor)