Mi cuerpo: catedral delicada de opalina e incienso

—Las palabras melodiosas/divinas como el silencio,/las rosas de nieve y oro
perfumadas de secretos… (M Eugenia Vaz Ferreira)

—“La muerte se demora/como un inmenso estanque,/como un siglo.” (Orfila Bardesio)

—Epiléptica de calentura la luna se dio a los balcones. (Teresa Wilms Montt)

—y se besaban hondo hasta morderse el alma!… (Delmira Agustini)

—Déjame ser el hada de las tinieblas. Que es lo que fui y para lo que nací.(Marosa di Giorgio)

—”Fijar lo errante y desatar lo fijo” (Marosa Di Giorgio)

—Nunca, nunca jamás ha de arrancarse la fruta de las ramas/y amontonarla en toneles. (Edna St. Vincent Millay)

—Déjame entrar antes de que se me rompan las alas. (Christine Lavant)

—¡Qué delicada tela/cubre la luz de la tarde! (Orfila Bardesio)

—Ven/ Comeremos en el sitio de mi alma. (Eunice Odio)

—Tu sexo matinal/ en que descansa el borde del mundo
y se dilata. (Eunice Odio)

—En el jardín de mi amiga Ofelia/un pájaro canta en inglés/ “Believit Believit”. (Cecilia Casanova)

—y dormiré, con la frente inclinada hacia el este,
hasta la salida del sol. (Gertrud Kolmar)

—A lo lejos el río habla con sus orillas. (Gertrud Kolmar)

—”…Tu cintura en que el día parpadea
llenando con su olor todas las cosas…” (Eunice Odio)

—dulce rumbo crecido de preñadas mañanas,
y agraria transparencia, dulcemente encendida. (Eunice Odio)

—Lluvia, y después/los labios apretados/y fríos del viento
las impulsan/ a emerger del suelo (Mary Oliver)

—el misterio/ nos alimenta. (Mary Oliver)

—el sonido crepitando de mi cuerpo, es el templo (Lorena Ciocale)