Skip to main content

debajo
de sus pies
quedaba sepultado el vuelo naranja de un ser pequeño

él
reía, reía como todos los niños,

casi
gritando,

y sin saber

que una clase de belleza así

era convertida al instante
en
una
cicatriz dorada del viento,
que no sabe morir.

tan silenciosas para los oídos humanos,

las
alas de las mariposas emiten sonidos

desnudos del tiempo

que
jamás dejan de volar, jamás

-el niño que conoce algunos secretos y aún no lo sabe

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.