Skip to main content

me senté a escucharla
ella podía hablar de estrellas, de guisos o fantasmas.
mientras yo perdía irreversiblemente mis corazas,
supe que la bondad tenía forma: la de su cuerpo.

-hay mujeres que curan más allá de lo que digan

lorena
ciocale

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.