Escuela de poemas

Y entonces
puedo aceptar que es
el riesgo más elemental

que me va quebrando.

como al capullo
que envuelve
el delicioso perfume de una flor,

el dolor

se hace santuario:
no cualquier santuario

sino el propio,
el que me fue dado.

y me
enseña a convertir el
dolor en poder

lo trágico
en don.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to Top