la naturaleza de un milagro

estaba rota:
era el día y sus atardeceres polvosos,
la flor roja y el rocío casi helado del invierno,
una abeja dentro del árbol sin raíz,
los huesos enterrados de la lechuza
y sus plumas escribiendo una carta de despedida,
la placenta destrozada de una nutria dentro de la boca de un oso pardo,
un insecto sobreviviendo en el techo
de un auto abandonado
estaba rota, rota de mil millones de maneras distintas
y sólo una música imposible de callar en el fondo de mi cuerpo:
tanta veces me tuve que romper para dejarla nacer

-romperse y vivir

L🦋

 

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to Top