Skip to main content

Mi calandria roja enfermó de una enfermedad llamada razón, llamada razón,        ¡llamada razón!

Habláme de poesía. Habláme de poesía

o no me hables.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.