Skip to main content

El grito se le llenó de alma
y de faisanes dorados.
Había perdido el miedo al ridículo,
a no ser oída.
Y entró al jardín, a la hora del sereno,
siendo aún como una niña.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.