Skip to main content

estás encerrada, asustada
y
algo hiere
la construcción privada, segura de tu mente

son
las aves blancas del corazón
que buscan llevar agua pura hacia los bordes delgados
e
infértiles de la razón para debilitarla,

para
crear
un tajo ancho
que
jamás puedas cerrar

porque
es
en
los huecos
callados del alma que se dona el misterio que finalmente

salva

-herida: la cura de nosotros mismos

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.