Skip to main content

Me iluminó, no como el sol después de la lluvia, sino como un incendio antes del amanecer.
Las mariposas se prendieron fuego, las amapolas formaron un cuerpo de salvia y cardenales.
Todo mi cuerpo quedó sahumado por el bosque, hasta las estrellas me regaron por dentro su perfume de leche.
El sándalo apenas rozo mi frente, y el demonio se enamoró de mí. No tenía que echarlo, sólo saltar hacia el fuego, para que Dios nos mate.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.