Skip to main content

aún
sabiendo que la existencia
es
un vestido prestado que las polillas y el tiempo saben destrozar

cada mañana volvemos a él:

el
dolor
querida

el dolor

quizá
sea la única advertencia honesta de que no encajamos del todo aquí

¡como cuando nos ponemos zapatos dos tallas menos!

y
es
lo único que nos ayuda a no lamentar del todo

su
santísima y trágica fragilidad

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.