Skip to main content

Un jardín transparente dejó su firma y no hizo nada de ruido.
La luna entró como un espasmo, un ensueño de piernas abiertas,
cubiertas de un pálido y secreto almíbar.
Nacieron gardenias entre las ramas frías y los santos inmóviles.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.