Belleza rota

Como a una mariposa
que le arrancan una de sus alas,
por más que lo intente o esfuerzo que haga
ya no vuela: vaga.

Camina como la noche:
a oscuras, cansada.

¿Cómo es volar con la belleza rota?

En el más absoluto abandono
la criatura de una sola ala
acepta su destino:
ser inseparable
del aliento que la anima.

Su naturaleza no era solo
volar, sino ser un milagro.

Lorena
Ciocale

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to Top