Skip to main content

no sabía con certeza lo que era «amarse a sí mismo»,

hasta que caí de rodillas, delante de un cielo prendido cobre,

casi estrellado, una tarde húmeda de noviembre.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.