No hay salida!

Te invito a escuchar…

Cuántas veces  has sentido que te encuentras en un callejón sin salida?
Cuántas veces has sospechado que te encuentras atrapado en un loop existencial crónico?
Cuántas veces consideraste que la única resolución posible para tu situación era la muerte?

Yo me he encontrado muchas veces en éstos umbrales oscuros donde consideré, amarga y desesperadamente, que no hay salida para mí; haga lo que haga siempre terminaba dando vueltas en el mismo circulo pegajoso, vicioso y demente.
Quería salir de allí con tanta urgencia que terminaba atrapada en el mismo lugar una y otra vez.

Sí…alguna vez consideré que terminar con mi vida, era ponerle fin a todo éste sufrimiento grotesco y ya.
Y por fin el mundo con su carga y miseria serían solo un eco pálido y brumoso de lo efímero y circunstancial de este mundo enfermo, flotando quién sabe dónde , dentro de éste infinito y desconocido océano de energía.

“Morir la única solución… susurraba la voz.
No hay salida!!! hagas lo que hagas, no hay salida”

No hace mucho, esta voz volvió a evacuar su letanía dentro de mi mente, una vez más!
ves? hagas lo que hagas, no tiene solución…bla bla bla bla

Un manto negro envolvió mi atención…
o quizá  evidenció algo latente?

Pero esta vez, fue distinto.

Salí al balcón de mi casa a tomar aire, cerré los ojos y lleve estás palabras a mi corazón.
Algo que aprendí en mis prácticas de contemplación es a no rechazar ni excluir nada. Inclusive esta voz que tanto odio.
Entonces…
Apareció dentro mío, de forma espontánea, un estado que ordenó y purificó la percepción de lo que estaba vivenciando. Desatando el nudo en el que me encontraba, las palabras vinieron mucho después para lograr darle un sentido a esta experiencia y explicármelo.

Voy a compartirlo contigo…

Esta pequeña voz que te ha inoculado incansablemente que “no hay salida” tiene un 50% de verdad. El otro 50% es completamente falso!

Es la forma aislada, recortada, empobrecida y fija de éste programa – ego, memoria, distorsión- la que no tiene salida.

El ego, es la parte de la mente que cree en la división. Desde esta perspectiva desordenada, dividida, completamente aislada de la totalidad, la única salida posible hacia algo distinto, es la desintegración total de sus fronteras, lo que se traduce como: la única salida es la muerte.

Ahora…
Aquí radica la gran confusión.

NO eres el programa!!!!
No te identifiques más con él.

Lo que tienes que saber, entonces, es…

Lo que debe morir es solo una forma de percibir. Lo que ya no tiene salida, no eres tú, es el programa con el que te has identificado todo éste tiempo.
Es esa vieja manera y fosilizada forma de concebir la vida la que necesita ser expiada.
Es a esa pequeñez a la que debes renunciar, no a la vida. 

Eres algo mucho más grande de lo que crees, y en el fondo, ésta es una gran oportunidad para “morir” a tu pequeñez que te reduce a repetir y fabricar un mundo sin paz y nacer a tu grandeza creativa, tu verdadera esencia.

“Opta por la pequeñez y no tendrás paz, pues habrás juzgado que eres indigno de ella”
Un Curso de Milagros.

Siente ésto…
Siente la grandeza y la vivacidad de todo lo que Es, y deja que envuelva cualquier pensamiento que diga lo contrario.
Recuerda quién eres!!!

Difusión y Práctica de los principios esenciales
de la Inteligencia del Corazón.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to Top