lavarse

así se crean los infiernos consentidos. ¡no sientas! ¡no mires! ¡no hables! que lo que rechazamos, con fidelidad...