¿Tiene medicina tu vida? Despierta al Ikigai

__________________________________________________________________________________

En este artículo se desarrolla el tema del Valor Único o Medicina desde distintas perspectivas conceptuales, pero a la vez esencialmente prácticas y creativas. Puedes asomarte un momento. Apagar un rato tu entorno, bajarte del nido que tanta seguridad te ha ofrecido hasta hoy y averiguar por ti mismo qué significa esto y cuál es la importancia que tiene en este momento de tu vida.

_________________________________________________________

____________________________

 

¿TIENE MEDICINA TU VIDA?

Despertar a tu IKIGAI

Cada ser humano posee Medicina. ¿Y qué es Medicina? Desde los pueblos originarios –según mi investigación realizada durante más de diez años- Medicina es eso que te cura de lo que no eres, para revelarte ESO que eres. Nadie puede otorgarla, quitarla, copiarla o destruirla. Es una combinación precisa de ciertas cualidades, virtudes y defectos que hacen que tu presencia sea única dentro del orden perfecto de la vida. Cada cualidad, cada virtud y defecto son los ingredientes esenciales que hilvanan con delicadeza, suavidad y un poder inimaginable, la Medicina al origen mismo de la vida.

Otro significado más profundo es que la Medicina, realmente, no es lo que cura, es lo que te muestra lo que jamás puede ser dañado. Por eso no puede ser otorgada, quitada, copiada o destruida. Medicina es ESO que ya ERES. Ni siquiera tu inercia, desprecio o ignorancia pueden terminar con ella. Como dice Walt Whitman “pase lo que pase nuestra esencia está intacta. Entonces apoyada en sus palabras digo “pase lo que pase, la Medicina está intacta”.

IKIGAI

Existe un pueblo en Japón que se llama Okinawa. Este pueblo es considerado el pueblo más feliz del planeta y el más longevo. Sus habitantes viven más de 100 años de manera vital, alegre y saludable. Su filosofía de vida principal es conocida como Ikigai. Ikigai no tiene una traducción directa al español. Lo más fielmente aproximada sería “tener una razón para vivir”. No dos. Una. Ese impulso vivaz y unitivo que anima al corazón a despertar cada mañana y lo hace confiar en algo más que lo que cree y aparenta ser. Los habitantes de este hermoso poblado, no desconocen su Ikigai, viven conmovidos y afectados plenamente por él. Descubrir, apreciar, compartir Ikigai, es vital. Vital para desplegar una inteligencia cuyas raíces se extienden más allá de lo conocido hasta el momento. Vivir desde el Ikigai puede alterar completamente la percepción de escasez e insuficiencia desde el cual nos concebimos como especie humana. Puede romper el hechizo de “pequeñez” y aislamiento en el que duerme la humanidad -casi por entera – ya hace millones de años, y tan plácidamente.

ES FÁCIL: SIN MANUAL DE INSTRUCCIONES

Para poder reconocer esta Medicina, es preciso algo fundamental: descartar recetas. Dejar de lado las instrucciones mecánicas. Las instrucciones son justamente lo que te alejan de tu Ikigai. Las instrucciones nacen para conocer y saber el funcionamiento de las máquinas, de tu lavarropas, tu nuevo Iphone X, o para realizar un diseño, pero  no de lo que está vivo. No hay instrucciones para despertar a la Medicina. La Medicina está viva y carece de pasos predeterminados, metodología o cualquier diseño previo que pretenda atraparla.

¿CUÁL ES MI MEDICINA, CÓMO HAGO ENTONCES?

Esta pregunta nace de un supuesto: el otro puede darme la respuesta. Y no. No hay ser humano que pueda diagnosticarlo. Si lo encuentras, hazte el favor más grande y sal corriendo lo más rápido y poco diplomáticamente posible que puedas.  Nadie puede saberlo. Solo puede ser revelado por su Origen. La Medicina está contigo desde el Origen de lo orígenes. Ponte en diálogo con ella. La inteligencia de la que es parte pondrá en camino los recursos perfectos para que puedas SENTIRLA en la intimidad silente de tu corazón. Tienes que sensibilizarte a su inteligencia. Impregnarte, dejarte afectar y hasta consumir completamente por la Medicina, hasta que los patrones predeterminados desaparezcan. Y solo tienes que correr tres riesgos auténticos: dejar de lado “el manual de instrucciones de los sabios de todos los tiempos” es decir ABRIRTE y SENTIR. Y luego CONFIAR en Eso.

¿POR QUÉ ES FUNDAMENTAL VIVIR DESDE EL IKIGAI?

No hay medias tintas. O se vive o no se vive desde la Medicina. La tibieza en este caso te deja anestesiado, atrapado dentro del circuito de los patrones conocidos. Aunque puedes seguir transitando estos circuitos con mucho éxito, sabes que hay algo más, porque hay algo que no termina de saciar tu sed de fondo.  Despertar al Ikigai, es mucho más que saber cuál es tu misión, vocación, pasión o talento en particular. En los momentos frágiles y de mayor vulnerabilidad tener el Ikigai presente, hace que una luz permanezca titilante en medio de la confusión y el dolor. Ikigai es mucho más que destacarte en algo o ser útil y ganarte la vida con eso. Es encender la línea directa al Origen y ser afectado, corregido, organizado y conmovido, solo por Eso. El resto, se da por añadidura, sin esfuerzo, es decir, naturalmente.

INTELIGENCIA BINARIA – INTELIGENCIA ANALÓGICA.

Podemos comenzar a desojar los viejos recursos argumentativos del ego y sus estrategias de sobrevivencia. Y confiar en algo más. La inteligencia binaria tiene que abrirse e integrarse a otra inteligencia: la inteligencia analógica. La inteligencia binaria se basa en la percepción de escasez, en el mundo de los objetos y de las instrucciones para ser feliz. Es controladora por naturaleza y está seriamente limitada para dialogar con Eso; te deja dentro del mismo círculo conocido una y otra vez. Aunque puede tejer versiones distintas, el guión es siempre el mismo. Su matriz mecánica cumple con la maravillosa función de construir herramientas, autopistas, zapatos, naves espaciales, cuadros, esculturas o edificios altamente tecnologizados, pero no sabe cómo relacionarse con “ese algo más” creativamente. ¿Te das cuenta? Ya te imaginas el final ¿cierto? Ahora sabes por qué hagas lo que hagas, la cosa en cuestión se repite siempre.  La inteligencia analógica, en cambio, está en semejanza con el orden creativo y perfecto de la vida. Y no se enseña en ninguna escuela o libro. El Ikigai es la balsa creativa que entrelaza una  inteligencia a la otra. Y no hay respuestas predeterminadas, por lo tanto no hay instrucciones válidas para despertar la Medicina. Para saborear el Ikigai, hay que sentirlo. Y para eso, tienes que dejar las tecnicidades aprendidas de lado, salirte del encierro del yo y… saber que lo que está vivo –Ikigai- no puede ser controlado.

MEDICINA: LA ALEGRÍA DE ESTAR  VIVOS

Es urgente despertar a la medicina que llevamos en el pecho y abrirlo bien grande. Cada medicina compartida se vuelve más poderosa y más viva. ¿Por qué? Porque la medicina hace que la alegría sea inevitable, magnética y expansiva más allá de lo que imaginamos. La alegría no está hecha para quedar reducida entre medias tintas. Cuando la sientes, te lanzas dentro de ella y salpicas ese entusiasmo y pasión para todos lados. Medicina y alegría son sinónimas. Profundamente cuando este brebaje  se despierta, lo cambia todo, real-mente. Cuando la Medicina irrumpe, los ojos cansados del yo se pulverizan. Solo hay creatividad siendo.

¿Tiene Ikigai tu vida?

_______________________________________________________________________________

 

¿QUIÉN SOY?

En la superficie de la experiencia tengo piel y aliento de escritora. Soy poetisa, investigadora y dialogante.  Ahora sé que pueden imitar mi forma de escribir, mi forma de pensar, de usar las mismas palabras que yo, pero jamás podrán copiar el diálogo silencioso que mantengo con el Origen y la confianza que me inspira esta relación íntima y creativa con Eso. Soy una humanita más, sin embargo, lo que sucede dentro de mi corazón es tan único como las huellas de mis pies.

Autora: Lorena Ciocale

¿Quién soy?

Ahí empieza todo. Por una pregunta ¿Que tengo para ofrecer? ¿Qué me diferencia de otro? Mi mirada tiene que ver con el producto, con el diseño, con la publicidad. En mi opinión estas técnicas que vemos en publicidad, en diseño, etc. Están conectadas con nuestra vida.

Valor único de proposición o proposición de valor única.

“Proposición de valor única es una declaración que describe los beneficios que ofreces, como resuelves las necesidades de los clientes y que te distingue de la competencia. “

Para mí tiene otra definición, el valor único nace en conocerse a sí mismo, a entenderse, a aceptarse, distanciarse y acercarse, descubrir que es lo que tenemos en nosotros o nuestro producto que NO se puede copiar, reemplazar, robar, imitar, repetir comprar.

¿Suena distinto de lo que intentamos hacer todos los días? ¿Acaso no amamos la idea de ser únicos?

 

Intentemos con objetos, todos tenemos un objeto que preferimos sobre los otros, un reloj, una camisa, unos auriculares, unos aros, lo que sea. Todos contienen un valor único para  nosotros, y ningún otro podrá tener el mismo.

¿Porque razón diferenciamos una marca no original de una original? ¿Por qué se le dice original? ¿Acaso no es exactamente lo mismo? Pero por alguna razón (no logramos saber bien porque) sabemos que no es lo mismo. Hay algo una sensación, un presentimiento, algo que nos dice que ese producto no es igual al original.

Eso es el valor único en acción, te hace sentir, experimentar y ver las cosas de otra manera.

¿Cómo puedo descubrir mi valor único? Yo no puedo decírtelo, es algo que se siente, algo que se respira, algo que se percibe y la única persona que puede descubrirlo eres tú.

Pero te puedo dar unos consejos…ya sea para escribir un libro, para vender un producto, para iniciar un proyecto, para la vida misma tienes que saber tu valor único. Primero imagina todo lo externo que puedes ofrecer que crees que te diferencia de la competencia. (Mano de obra, tecnología, ubicación geográfica, inversión, etc.)

Ahora todo eso descártalo por completo, nada que hagas, digas o tengas en lo externo es imposible de replicar, eventualmente todos logran la forma de copiarlo, imitarlo, etc.

Tienes que conectar y abrirte a algo más profundo que tu sola persona.

Pregunta todo, ¿Qué me motiva? ¿Por qué quiero hacer esto?¿Qué es lo que traigo al mundo?¿Qué es lo que necesito?¿Qué es lo que necesitan otros?¿Por qué yo puedo y el resto no?

Siempre tienes que estar consciente de la dimensión de tu talento. Y siempre te tienes que hacer responsable de él. No hay posibilidad de esconderse ante el terror de demostrar el talento.

Nunca des medias tintas.

Y por último cuando sepas cuál es…jamás, jamás,  JAMÁS DUDES DE ÉL.

________________________________________________________________________________

Autor: Juan Martín Domínguez

¿Quién soy?

Una persona que encontró su valor único y es la pasión. Pueden imitar mis diseños, mis textos, mis ideas o reemplazarme completamente. No importa si estoy diseñando o si estoy pintando un mueble, en lo que hago dejo todo.

Mi pasión es mi valor único. Lo que hace que no afloje mis brazos, lo que me permite adaptarme o cambiar cualquier situación, lo que me permite levantarme día a día con un claro objetivo, brindarme. No soy único, pero única es la pasión que aplico en lo que hago.

http://juan.do

_______________________________________________________________________________

 

CONTINUARA…

 

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to Top