Skip to main content

La luna ancha, bajó sobre el pozo bermellón de su sexo.
Libó como las nubes el agua enamorada de las mareas.
La magnolia niña, oculta como los huesos, sudó sobre la noche tus mil nombres.
Y volví sacra, espesa, para tocarte y suceder.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.