Skip to main content

En este horizonte de espinos blancos me dejo arrancar este anfibio vestido de anémonas y lunas de mayo.

Deja que mis dedos antiguos vayan a donde el viento caliente

hace volverse nardos, toda la nieve.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.