Skip to main content

Roja, la virgen de los rosales, sueña. Sueña en su carne más blanda el agua primordial de Eros.
Hay un líquido que germina sobrenatural detrás de sus ojos, y me da alimento de cisnes en el segundo amanecer.
Y en el tercer amanecer hace de mi cuerpo un ramo de ríos. Desde su sangre y su gozo, nazco.

Leave a Reply

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.